Más de 1.2 millones de vehículos en RD son del siglo pasado



De interés | 14 de septiembre 2017 | por Asocivu

De los 3,612,964 vehículos de motor que registró la Dirección General de Impuesto Internos hasta enero de 2016, al menos 1,294,998 salieron de la fábrica antes de que iniciara el nuevo milenio, lo que equivale a un 35.8% con al menos 103,668 de carga que datan de 1988 o antes. Pese a que cada año es necesario renovar el permiso de circulación, no se obliga salir de las vías por mal estado.

En el informe más reciente que publicó la DGII (enero 2016) sobre el parque vehicular, se confirma que el total de carros llegó a 773,019 con al menos 406,723 (52.6%) fabricados desde 1999 hacia atrás. Los que son previo al 1989 sumaban 190,219 (DGII/2000). Hasta la fecha ninguna de las autoridades de tránsito precisa si esos vehículos caducaron.

Entre 1995 y 1999 ingresaron 692,940 carros importados con 46,055 nuevos y todos los demás usados. En cuanto a los camiones, en el mismo ciclo trajeron 189,678 y de esos apenas 42,409 no tenían millas recorridas. Las marcas Toyota y Honda dominaron en los años 90 con el 35.3% del parque vehicular y todavía son por mucho las favoritas con el 53.5% (413,466 unidades).

Al enfocarse por país de origen, la mayoría (73.2%) de los carros son japoneses, seguidos de los europeos (11.3%), americanos (7.4%) y koreanos (6.4%). En cuanto al año de fabricación, predominan los del año 2010 hacia atrás, representando el 96.1% del total.

En lo que respecta al transporte de carga, de los 392,395 que hay, cerca de 250,000 fueron fabricados hace más de 16 años y de esos se contaron –en el año 2000- unos 118,175 anteriores a 1989. Entre 1995-1999 había 38,367 camiones de procedencia japonesa, unos 6,429 americanos, otros 4,694 europeos y 4,984 koreanos. Solo en 1996 entraron a esta nación 20,544 vehículos de carga fabricados antes de los años 90 y nadie sabe si continúan activos.

Las cifras no cambian mucho al tratarse de los jeeps (yipetas). En el 2015 habían 357,028 con 24,240 de ese año, pero el 70.7% fue fabricado entre el 2001 y 2014; hay un 26% que se encuentra entre el 2000 y fechas anteriores con un 64.1% bajo la tutela de hombres y el 35.9% de las mujeres, que en este caso superan por 4.7% a las que tienen carros (31.2%).

¿Por qué tanta chatarra en el medio?

Mientras más vehículos hay en las vías, mayor es el consumo de combustibles y, por ende, mayor es la ganancia del fisco. Entre enero y octubre de 2016 en República Dominicana se usaron 388,462,818 millones de galones de Gas Licuado de Petróleo (GLP), unos 121,513,867 millones de gasolina premium, no menos de 152,893,353 de gasolina regular, otros 118,849,951 de gasoil regular y del óptimo se comercializaron 46,874,161.

Los vehículos modernos, en su mayoría, están diseñados para ser más eficientes en el consumo de carburantes, lo que reduce el gasto en ese tópico. Como la tercera parte del parque vehicular tiene más de 17 años, es un negocio rentable para el Estado dejarlas que circulen porque tienen segura la venta de una parte importante de los combustibles, sin mencionar lo costoso que sale mantener un vehículo viejo.

Impuestos

La recaudación que logró la DGII en 2015 por los vehículos de motor fue de RD$10,057.2 millones, superando al 2014 en RD$1,719.9 millones. La emisión de la primera placa mantuvo la hegemonía con el 69.5%, seguido de la renovación del marbete con el 14.9%, los traspasos 9.4% y las emisiones de CO2 con 5.1%.

 

 

Para la semana del 7 al 13 de enero el galón de gasolina premium se vende a RD$214.80 pero de esos hay RD$86.11 que van directamente al fisco, otros 13.92 pesos son del distribuidor, no menos de 21.99 van a los bolsillos de los detallistas y 5.68 se van a la comisión por transportar el hidrocarburo.  El precio de paridad de importación es RD$89.10, lo que representa un 41.4%.

Las recaudaciones que logró la DGII en 2015 por los vehículos de motor fueron de RD$10,057.2 millones, superando al 2014 en RD$1,719.9 millones. La emisión de la primera placa mantuvo la hegemonía con el 69.5%, seguido de la renovación del marbete con el 14.9%, los traspasos 9.4% y las emisiones de CO2 con 5.1%.

Como la mayoría de carros del transporte público utilizan GLP, el precio para el mismo lapso es de RD$106.10 de los cuales RD$68.78 llegan por el precio de paridad de importación y los RD$37.32 restantes se dividen en RD$11 para el Estado y RD$26.32 para los detallistas, distribuidores y comisión por transporte. Hay un RD$0.80 que va destinado a bono gas.

Y ya que hablamos de consumos y precios es necesario mencionar el costo del gasoil regular porque es el más usado por los vehículos de carga. A la fecha el galón se vende a RD$154 de los cuales RD$80.73 están en la paridad de importación; en impuestos se quedan RD$40.98 y otros RD$33.29 se van a los bolsillos de los detallistas, distribuidores y transporte. La resolución 201-14 resta un peso “en apoyo” al comercio y por eso se pagan 154 pesos, por ahora.

Todo en exceso hace daño

Solo en 2015 ingresaron 214 mil 302 vehículos de motor, para un promedio de 587 por día, uno cada dos minutos. En detalle salieron de los muelles 31 mil 436 carros, tres mil 337 autobuses, 24 mil 240 yipetas 11 mil 6 de carga y 143 mil 266 motocicletas. De los 3.6 millones que hay en el país, apenas 11 mil 990 son de fabricación reciente (2016). El 86.6% es de 2010 hacia atrás.

Carros y motores

Entre agosto y diciembre de 2016 el Ministerio de Obras Públicas asistió a 102,159 conductores varados en las vías, de los cuales 48,115 tuvieron problemas mecánicos y a 34,658 se les rebentó un neumático. Hubo 11,966 quedados por combustible.

 

 

Del total de automóviles, el 39.07% se encuentra en el Distrito Nacional, el 22.85% en Santo Domingo y el 11.15% en Santiago de los Caballeros, para un total de 73.07% en tres demarcaciones. En los 92.5 kilómetros del distrito capitalino convergen un millón 412 mil 669 carros para una media de 15 mil 272 por kilómetro cuadrado.

En el mismo punto geográfico circulan un millón 264 mil 537 autobuses (35.01 %) del transporte público y privado, una cantidad que supera con creces los 859 mil 885 que hay en la provincia Santo Domingo. En el caso de las yipetas, al menos un millón 145 mil 309 están en el principal distrito del país con el Gran Santo Domingo en el segundo lugar al registrar 693 mil 689. En Santiago se cuentan 476 mil 911.

Contrario a lo que se creía, en la capital del país la proporción de motocicletas es menor a la de los carros. En el Distrito Nacional está el 17.08%, seguido de la provincia Santo Domingo con 12.46%, La Vega marca el 8.03%, Santiago el 6.24% y San Cristóbal el 5.68%.

Al pasar balance a los vehículos de carga, la mayoría pulula en las calles distritales, aunque en la temporada navideña tuvieron el paso prohibido por la avenida George Washington en el tramo entre las avenidas Máximo Gómez y Francisco Alberto Caamaño. El alcalde David Collado promete que, más temprano que tarde, esa medida será definitiva.

Hace unos meses el presidente de la Central de Movimientos de Choferes del Transporte (Mochotran), Alfredo Pulinario Linares, afirmó que el problema en la congestión vehicular se debe a que no existe una política pública para sacar de circulación a los vehículos en mal estado, lo que provoca altos focos de contaminación e inseguridad vial.

En su momento pidió al gobierno sustituir la flotilla pública con el dinero que se supone se ahorra por cada galón de combustible que se compra y cuyo monto supera los RD$7,000 millones. Asegura que la mayoría de carros y guaguas tienen más de 20 años de uso, muchas de ellas en condiciones deplorables.

De su lado, el diputado Tobías Crespo consideró que el problema no es que cada año entren vehículos nuevos al país, sino que los viejos y obsoletos siguen circulando y eso conlleva a que los accidentes se multipliquen. Se supone que para renovar el permiso de tránsito fiscalizan los vehículos, pero el “macuteo” impide colar la basura.

Crespo, en este tenor, propone la creación de un “Observatorio Permanente de Seguridad Vial” que se encargaría de estudiar las variables relacionadas con el tránsito y proponer medidas que mejoren constantemente el libre tránsito, sobre todo porque el Poder Ejecutivo ordenó que en cada accidente se determinen las fallas técnicas para buscar soluciones definitivas.

República Dominicana es líder mundial con 29.3 fallecidos de cada 100,000 habitantes por accidentes de tránsito. “No es posible que cada ciudadano busque una solución particular a un tema que es general y estatal. ¿Por qué pasa eso? Porque el transporte público no funciona, es un caos”, dijo Crespo.

Ya se cumplió un año y medio de que la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados sometió un proyecto de ley que buscaba modificar la disposición 241-67 y resolver, de una vez y por todas, el caos vial que se genera todos los días en las calles dominicanas. Antes de culminar 2016 la pieza contó con la aprobación de los legisladores, pero la enviaron a estudio.

El diputado Crespo afirmó que el problema del transporte solo se solucionará cuando se apruebe la “Ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial” que prevé la unificación de, por lo menos, ocho entidades que “regulan” el flujo vehicular en el país.

Esa propuesta de ley cuenta con 362 artículos destinados exclusivamente a la regulación del tránsito y la seguridad vial, en los que se establece la creación de un Instituto Nacional de Tránsito Terrestre y la Dirección de Seguridad, Tránsito y Transporte. Además, transformar la Autoridad Metropolitana del Transporte en una organización definida y regulada.

En este país caribeño de 10 millones de habitantes (ONE/2013) murieron 15,174 personas por accidentes de tránsito entre 2007 y 2015, una media de 1,686.4 por año, que duplica el promedio en la región latina. Se estima que el Estado gasta cerca de RD$50,000 millones en atender y curar a los pacientes del tránsito, lo que evidencia que de mantenerse la tendencia las ganancias por la venta de combustibles se quedarán en los quirófanos, o cementerios.

fuente: MetroRd